Puebla gastronómica

Puebla gastronómica

CONTENIDO

Hablar de Puebla es hablar de historia, tradiciones y sin lugar a duda de uno de los puntos gastronómicos más importantes del país. Por eso, no pierdas la oportunidad de visitarlo

El estado de Puebla ha sido testigo de innumerables sucesos históricos del país. En su territorio se levantaron ciudades prehispánicas como Cantona y Cholula; además, ahí se han hallado los restos más antiguos del cultivo de camote y maíz, así como herramientas de piedra asociadas al procesamiento del último, entre las que destaca el metate. 

Por su ubicación estratégica, entre la Ciudad de México y el puerto de Veracruz, durante la época Virreinal, la ciudad de Puebla fue la segunda en importancia de la Nueva España, lo que provocó un importante mestizaje culinario entre la cocina indígena y la que cruzó el Atlántico.

Se dice que la mayoría de las recetas de cocina que actualmente ubican al estado de Puebla dentro del mapa gastronómico, nacieron dentro de los conventos y monasterios. Algunas de sus preparaciones destacadas son el Mole, Chiles en nogada, Chalupas, Cemitas, Molotes, Mole de cadera, Pipián y Tinga; teniendo también en su haber dulces típicos como los camotes en dulce, suspiros de monjas, mechitas de ángel, tortitas de cielo, piñón con leche quemada, rompemuelas y alegrías.

La Mixteca

Aunque la mixteca se localiza principalmente en Oaxaca, la región que abarca la mixteca poblana es muy importante gastronómicamente hablando. Una de sus principales características es la matanza ritual de chivos para la preparación del Mole de cadera, en temporada de Día de Muertos. Otros platos representativos de la región son los Huevos con salsa de guaje, Huaxmole, Flor de colorín en pipián, Mole de yerbabuena, Patas de chivo con pepitas o con masa y Flor de sábila con huevo, también se incorporan los insectos, como los Jumiles y los Cuetlas, al repertorio gastronómico de la región.

Zacatlán de las Manzanas

Enclavada en la Sierra se encuentra esta ciudad, recientemente reconocida como Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo de México. Su principal actividad económica es el cultivo de manzana, con la que producen vinos y sidras. Entre las preparaciones típicas se encuentra el pan de queso y los tlatloyos, una variación náhuatl de la conocida palabra tlacoyo.

Durante la segunda quincena del mes de agosto, se realiza la Feria de la manzana, en la que se celebra a la Virgen de la Asunción -patrona de los fruticultores- con una misa; enseguida, se bendicen los cultivos de manzana del municipio y se elige a la reina de la manzana, una bella joven que presidirá todas las festividades del año.

Obtén más información en puebla.travel

 

 

COMENTARIOS